EXPLORANDO ESCOCIA: 10+5 LUGARES PARA DESCUBRIR LA HISTORIA DE ESTE PAÍS

Aprovechar la oportunidad que ofrece el Explorer Pass es la manera más económica de conocer muchos de los lugares de carácter histórico de la vieja Escocia. Comprando este "pasaporte" se pueden visitar más de 60 lugares en todo el país durante un periodo de 15 días, aunque sólo puede utilizarse durante 7 días en este período. Es imposible llegar a visitar todos los lugares,  sobre todo porque muchos de ellos están en las alejadas islas del norte y de la costa occidental. Pero además porque los desplazamientos impiden abarcar todo el país en tan poco tiempo.

Sin embargo, si el viajero elige una zona concreta del país y planifica su ruta, seguro que este servicio de visitas le será más que rentable y, además, se ahorrará muchas de las colas que se forman en los accesos. Escocia es un lugar muy turístico y, principalmente en verano, son muchos los que viajan hasta allí para conocerlo. Nuestra visita al país queda resumida en este mapa y en estos lugares:

1. CASTILLO DE EDIMBURGO: encaramado a una rotunda roca de negro basáltico, lo realmente especial de este castillo es su posición sobre la ciudad de Edimburgo así como las historias guardadas entre sus muros. Una parte de estas historias ha sido recuperada por los historiadores y se puede conocer a través de las exposiciones y recuerdos guardados en esta fortaleza: en sus aposentos reales la controvertida María Estuardo dio a luz a su hijo Jacobo VI quien, siendo aún un niño, sería secuestrado por su tía Isabel I y separado de su madre.  A la muerte de ambas, en 1603, él se convertiría en el primer rey sobre el que convergieron los reinos de Inglaterra y Escocia. Aquí se guardan las joyas de la Corona y la Piedra del Destino, la cual fue robada en 1296 por el Eduardo I de Inglaterra y llevada a Londres donde permaneció siete siglos como símbolo del dominio inglés sobre Escocia. Cuando una conoce este y otros muchos detalles de la historia de estas dos naciones, se explica las complejas relaciones que todavía hoy siguen más que enredadas.

Cara norte del castillo de Edimburgo (Escocia, 2014)
En la prisión del castillo (Escocia, 2014)


2. KINDRUMMY CASTLE: la región de Aberdeenshire y sus vecinas han sido las más ricas y fértiles del norte del país. Su potente agricultura y la ganadería bovina todavía perduran hoy y se ven sustentados por las "petrolibras" que llegan desde los taludes submarinos del mar del Norte. La región está plagada de enormes fortalezas y preciosos castillos. A unos 15 km al oeste de Alford se levantan las ruinas de este castillo que en el siglo XIII fue la residencia del Conde de Mar.
Panel de acceso a Kindrummy Castle (Escocia, 2014)
Puede una sentirse decepcionada ante los ruinosos restos de los muros del castillo que emergen entre la cuidada y recortada hierba. Pero si te trasladas al pasado -como un turista en el Foro de Roma- e imaginas la vida entre esas verdes y brumosas colinas, puedes ver venir caballeros azotando a sus caballos en la lluvia, soldados abriendo el puente de acceso, sirvientes que mantienen el fuego encendido en la sala mientras en la cocina se amasaba el pan para el señor. Sin duda es este un ejemplo de como los escoceses, en las últimas décadas,  han puesto en valor sus propias ruinas y están rehabilitando para ellos y para todos los que acudimos a conocer su país, los bellos lugares que constituyen parte de su historia.
En el interior del castillo de Kindrummy (Escocia, 2014)
3. HUNTLY CASTLE: el castillo de este pequeño pueblo es encantador y el paseo para llegar hasta él aún más.  Entre enormes árboles centenarios, junto a las escuelas municipales y campos de juego, se eleva este castillo. Se ha recuperado en gran medida esta construcción y los paneles explicativos ayudan a emular cómo debió ser la vida de la familia Gordon en estas dependencias. Aún se conservan preciosas tallas en su puerta de entrada, en los frisos de las chimeneas y detalles bellísimos que hablan de la delicadeza en la decoración de este edificio.
Reconstrucción del castillo de Huntly (Escocia, 2014)
Huntly Castle (Escocia, 2014)
La historia del castillo de Huntly (Escocia, 2014)
4. ELGIN CATHEDRAL: el terror y el odio han formado parte de las desventuras de los escoceses, como del resto de la humanidad, si bien aquí han quedado muchas leyendas que dan testimonio directo de una época de grandes sufrimientos. Por todas partes es fácil encontrar relatos que hablan del daño y el dolor causados por la agresividad de unos hacia otros. Esta catedral,  hoy en ruinas, es hermosa aún hoy. Fue consagrada en 1224 e incendiada en 1390 por Alexander Stewart, conde de Buchan e hijo ilegítimo del rey Roberto II. Se le conocía por el sobrenombre del Lobo de Badenoch y era un cruel terrateniente que sembró tanto mal que acabó muriendo en manos del propio demonio con quien, según cuenta la leyenda, se enfrentó en una partida de ajedrez que acabó perdiendo.
Elgin Cathedral (Escocia, 2014)
Interior de las ruinas de la catedral de Elgin (Escocia, 2014)
El Lobo de Badenoch incendió esta catedral como  castigo al Obispo de Moray, quien le había excomulgado previamente por haber abandonado a su mujer para irse con su amante. Enfurecido, el conde primero mató al pobre monje que le había llevado el mensaje de excomunión, después arrasó los pueblos de Forres y Elgin para, finalmente, hacer arder esta bella catedral y la abadía de Pluscarden. A pesar de esto, aún hoy es posible disfrutar ante la hermosa sala capitular octogonal, pasear entre sus muros y los pies de las que fueron sus enormes columnas.
Detalle del cementerio junto a la catedral de Elgin (Escocia, 2014)
5. DESTILERÍA DALLAS DHU: aunque nuestro interés por el alcohol se reduce a una copa de un buen vino en algunas comidas, lo cierto es que nos apetecía visitar una de las destilerías que salpican el paisaje escocés. Son un centenar las que cada año producen miles de litros de whisky, llamado uisge bagh en gaélico o "agua de vida".

Almacén de cebada en la destilería Dallas Dhu (Escocia, 2014)
Muchas se han convertido en instalaciones industriales de escaso interés, otras son lugares turísticos, pero en todas ellas se pueden aprender muchas cosas sobre el cultivo de la cebada, su malteado y el proceso de elaboración de esta bebida de la cual se venden 5,2 millones de litros al día, es decir: ¡¡unos 60 litros cada segundo!!



















Dallas Dhu ya no produce whisky, cerró a finales del siglo XX y ahora permite visitar sus agradables instalaciones que guardan aún el encanto de las antiguas destilerías. Con la audioguía pegada a la oreja, nuestros hijos y nosotros, paseamos entretenidos y comprendimos muchos aspectos interesantes de la cultura del whisky y su historia: la diferencia entre un whisky de malta y uno de grano, qué es un single malt o un blend, cómo se debe beber, cómo influyó la llegada de los ingleses a la producción del whisky, la importancia del lugar donde se cultiva la cebada, etc.
Alambique para la destilación del whisky (Escocia, 2014)
Zona de acceso a Dallas Dhu, edificios con su característica torre (Escocia, 2014)
6. FORT GEORGE: a orillas del enorme estuario de Moray se levantá esta fortificación que se empezó a construir a mediados del siglo XVIII para el ejército de Jorge II en las Highlands. La visita requiere mucho tiempo pues es un enorme fuerte y son muchos los espacios donde se recrea la vida de los soldados que allí vivieron y que, aún hoy, ocupan el lugar. Habitaciones de los soldados, el polvorín, el museo de los Highlanders, la capilla con sus preciosas vidrieras, el memorial de la Primera Guerra Mundial e, incluso, el cementerio de los perros. Además,  con un poco de suerte, desde el extremo oeste del fuerte pueden divisarse grupos de delfines nadando en el mar. Nosotros no tuvimos esa suerte pero nos paseamos, acompañados por una suave llovizna y aprovechamos para conocer muchos de los detalles del lugar.
Vista aérea de Fort George (Escocia, 2014)
Los tambores de los Highlanders recuerdan sus batallas (Escocia, 2014)
Interior de la capilla: nótese la falda escocesa y la gaita
7. URQUHART CASTLE: situado junto al Lago Ness es probablemente uno de los castillos más famosos y visitados de Escocia aunque no el más bonito. Es un perfecto enclave para intentar descubrir a Nessie buceando en las aguas de este oscuro lago que divide las tierras altas del país. Su estado es bastante ruinoso pero se pueden recorrer sus estancias y subir a su torre si es que las avalanchas de turistas lo permiten.
Vista del castillo intentando evitar a los turistas (Escocia, 2014)
8. INCHMAHOME PRIORY: visitar este lugar fue una de las cosas más encantadoras que hicimos en nuestro viaje. Las ruinas de esta comunidad de agustinos se sitúan en una de las pequeñas islas del lago Menteith, junto a Aberfoyle, en la región de los Trossachs. Para llegar hasta allí hay que coger una pequeña barca a motor que te traslada en apenas diez minutos desde el embarcadero a la isla. El lugar es romántico y agradable, pero también debe ser lúgubre y misterioso en pleno invierno. 
Inchmahome Priory, Aberfoyle (Escocia, 2014)
Aquí escondieron con 4 añitos a la pequeña María Estuardo que había heredado el trono de su padre Jacobo V con sólo unos días y a quien el rey Enrique VIII quería casar con su hijo. Esta mujer vivió poco tiempo pero, desde luego, sus idas y venidas, su carácter y sus decisiones, dejaron huella en la historia de esta isla. Su antecesor, Robert de Bruce, también paso por este lugar para intentar gestionar diversas intrigas eclesiásticas y políticas en el sentido que a él más le interesaba. 

Barcaza con la que se llega a la abadía (Escocia, 2014)
Cómo contactar con el transporte en el lago... (Escocia, 2014)
9. STANLEY MILLS: junto al caudaloso río Tay, cerca de Perth, se levantó esta fábrica de tejidos de algodón a partir de la ingeniosa inteligencia de unos hombres que supieron aprovechar la fuerza del agua para obtener la energía que necesitaban para mover sus máquinas. Durante 200 años muchas personas trabajaron entre sus paredes y el día que cerró sus puertas, en 1989, nadie en el pueblo de Stanley podía creer que la vida pudiese continuar sin el trabajo en esta fábrica. Aquellas paredes guardan los sonidos del trabajo en condiciones muy duras por los largos horarios, por la edad de las personas que de niños empezaban a trabar allí, por los ruidos de las enormes máquinas y las fibras de algodón que se respiraban en el ambiente y se introducían en los pulmones. Pero también hay historias de amor, de convivencia, de encuentro entre gentes muy diversas...
Sala de máquinas accionadas por el agua, Stanley Mills (Escocia, 2014)
Trabajar en una fábrica de tejidos, Stanley Mills (Escocia, 2014)
Lo que más nos emocionó es su restauración. Cómo el Gobierno de Escocia y el municipio, en 2008, decidieron recuperar estos edificios abandonados y convertirlos en un lugar útil para el pueblo. Se han construido apartamentos para sus habitantes, salas de encuentro para las asociaciones, una ludoteca y un precioso museo en el que se reconstruyen la historia y la vida de este lugar.
Trabajando en la fábrica (Escocia, 2014)

Fábrica de Stanley Mills (Escocia, 2014)
10. STIRLING CASTLE: el castillo de la ciudad de Stirling es el mejor lugar para hacerse una idea de cómo debía ser la vida de la realeza escocesa y de los avatares de su historia. Las exposiciones, orientadas a niños y a mayores, son coloridas y realmente atractivas. El palacio y las cocinas te trasladan a la época de esplendor del Reino de Escocia. Desde esta atalaya se entiende por qué, en tiempos de confrontación militar entre ingleses y escoceses "quien tenía Stirling, tenía Escocia". 
Exposiciones interactivas en el castillo de Stirling (Escocia, 2014)
La historia de Escocia en el castillo de Stirling (Escocia, 2014)
Allí mismo tuvieron lugar dos de las batallas más importantes en la historia de esta nación contra Inglaterra: la de Stirling Bridge ganada por William Wallace y la de Bannockburn en la que vencieron las tropas de Robert the Bruce. El destino de estas dos naciones las lleva a permanentes encuentros y desencuentros, a la necesidad de que la poderosa Inglaterra entienda y respete las particularidades de la rebelde Escocia. Basta con mirar los símbolos florales que las representan para entender sus diferencias: la rosa de Inglaterra y el cardo de Escocia.
Alrededores de Stirling desde el castillo (Escocia, 2014)

Además del Explorer Pass existe el Scottish Heritage Pass que amplia los atractivos turísticos a otros lugares con mucho encanto pero es un poco más caro. Pero, algunos otros enclaves, quedan fuera de esta oferta gestionada por el gobierno escocés. Hay propiedades privadas que pueden ser visitadas y algunas atracciones públicas que también merece la pena conocer. En nuestra ruta en autocaravana seleccionamos las siguientes:

11. DUNOTTAR CASTLE: cerca de Stonehaven, un pequeño pueblo de pescadores al sur de Aberdeen -la ciudad del petroleo-, se erige este castillo sobre unos enormes acantilados sometidos permanentemente a los embates del Mar del Norte. El enclave es espectacular y el castillo admirable. Aquí Franco Zeffirelli rodó su Hamlet. Al atardecer, sus paredes son iluminadas por el sol, si es que logra aparecer entre las nubes. El agradable paseo por la senda permite disfrutar de unas vistas bellísimas y descansar en las verdes praderas mientras una no puede dejar de admirar aquel castillo que parece elevarse hacia el cielo.
Merendando en los acantilados de Stonehaven (Escocia, 2014)
Vista general de Dunottar Castle (Escocia, 2014)
12. SKYE MUSEUM OF ISLAND LIFE: la fascinación por la vida rural en la Isla de Skye llevó a un grupo reducido de personas a montar este pequeño museo en el que se recogen todos los elementos de la dura vida en la Isle of Skye. Reconstruyeron algunas casa siguiendo las técnicas ancestrales, todo un ejemplo de permacultura, y en su interior se guardan los objetos destinados al hogar, a la agricultura y a la manufactura de tejidos de lana. Hay también una fragua y cientos de fotos y recuerdos donados por muchas personas.
Lana teñida con tintes naturales, isla de Skye (Escocia, 2014)
Antiguas casa construídas con piedras y juncos (Escocia, 2014)
Por otro lado, el GAIRLOCH HERITAGE MUSEUM: en el que se puede conocer cómo era la vida en los Highlands occidentales y aprender algo más de su fauna y flora. La estrecha relación de estas gentes con el mar y el campo, cómo eran las antiguas escuelas y cómo debió ser la vida de los primeros habitantes de esta región, los Pictos.
Jugando a conocer la fauna de las Highlands (Escocia, 2014)
Las escuelitas rurales (Escocia, 2014)
13. PIEDRA DE SUENO: cuando los romanos llegaron a Britania se encontraron que someter a las tribus del norte les iba a resultar realmente difícil por no decir, imposible. En la actual frontera entre Escocia e Inglaterra se encontraron con aquellos grupos a los que llamaron Pictos (pintados) que plantaron cara a las centurias romanas hasta el punto que, el emperador Adriano, años más tarde, decidiría establecer la frontera unos kilómetros más al sur en el famoso Muro de Adriano. Los Pictos dejaron como testimonio de su sociedad y cultura unos bellos monolitos de piedra esculpidos con dibujos y mensajes complejos. En las proximidades de Dundee son muchas las piedras y varios los museos que se pueden visitar. Nosotros no tuvimos tiempo de hacerlo pero más al norte, cerca de Forres, pudimos ver la impresionante Piedra de Sueno de más de 6 metros de altura. Data del siglo VII y se cree que narra sus batallas con los vikingos.

14. ESCLUSAS DE FORT AUGUSTUS: en el extremo sur del Lago Ness se abre el Canal Caledonia que permite la navegación a través de Escocia para pequeñas embarcaciones. Estas esclusas son una muestra de ingenio arquitectónico e hidráulico como aquellas que conocimos hace tiempo en el Canal de Midi (en el sur de Francia). Este canal está integrado por 4 lagos (por el Loch Dochfour, el Loch Ness, el Loch Oich y el Loch Lochy) que fueron comunicados entre los años 1803-1822 siguiendo el proyecto de Thomas Telford. Son unos 100 km en los que hay que atravesar las 29 esclusas que permiten comunicar estos lagos como si de escaleras acuáticas se tratasen y llegar desde el océano Atlántico hasta el mar del Norte.
Velero accediendo al lago Ness desde la última esclusa en Fort Augustus (Escocia, 2014)
Detalle del panel informativo en Fort Augustus (Escocia, 2014)
15. EILEAN DONAN CASTLE: probablemente el castillo más fotografiado de Escocia. Situado en un lugar perfecto, fue destruido en 1719 tras la derrota de las fuerzas hispano-jacobitas. En 1912 fue bellamente reconstruido y hoy atrae a miles de turistas. Al estar situado junto a una de las rías por las que el mar se introduce en estos bellos valles, la marea oscila periódicamente y fue necesario dotarlo de un bello puente que permite su acceso permanente.
Eilean Donan Castle (Escocia, 2014)
Eilean Donan Castle con la marea baja (Escocia, 2014)
Aquí termina este resumen de la visita a algunos de los enclaves históricos más importantes del norte de Escocia. No puedo dejar de pensar por qué aquí, en nuestra región, a la que cada año acuden millones de turistas, nuestra Conselleria de Turisme no se plantea crear una red de este tipo.  Claro está que, para hacerlo, habría que invertir una gran parte del dinero que ya no tenemos, en formar personal, adecuar accesos, elaborar un atractivo portal en internet, recuperar nuestros bienes culturales, narrar y revalorizar todo aquello que forma parte de nuestra historia. No parece que haya demasiado interés en hacerlo a pesar de disponer de castillos, palacios, iglesias y otros muchos monumentos que nada tienen que envidiar a los de la maravillosa Escocia. Un proyecto de este tipo permitirían conocer la historia de los valencianos desde antes de la llegada de los romanos hasta la actualidad, descubrir increíbles epopeyas como la de Aníbal, fascinarse ante la vida de reyes como En Jaume I y, quizá sonrojarse, al conocer la vida llena de intereses particulares de familias como los Borgia.

Más información para visitar Escocia y comprar el Explorer Pass en:  Historic ScotlandGreat Britain: atracciones en Escocia

Los campos en agosto (Escocia, 2014)



Etiquetas: , , ,