DEL TORCAL A LAS MÉDULAS

Uno de los aspectos que más nos gusta descubrir en nuestros viajes y escapadas son los relieves formados por la acción de los diversos agentes geológicos. Lluvia, ríos,  glaciares, viento y hielo, olas y mareas, seres vivos... Todos ellos originan en nuestro planeta formas caprichosas y paisajes fantásticos modelados que a los humanos se nos pueden antojar la obra de un ser divino.

En el último mes hemos podido visitar dos enclaves muy distintos, alejados geográficamente pero bellos y admirables: el Torcal de Antequera y las Médulas en el Bierzo.




En la serranía de Málaga se encuentra Antequera y,  a pocos kilómetros de esta localidad, su famoso Torcal. Pasamos la tarde en esta ciudad disfrutando de sus calles, de su historia y de su deliciosa gastronomía. A la mañana siguiente nos fuimos por la comarcal C-3310 a recorrer el Torcal de Antequera. Ya en 1929 fue distinguido este enclave por su singularidad y es que merece la pena recorrer sus sendas y escondrijos, disfrutar las vistas de la costa malagueña mientras uno admira la deliciosa vegetación. 
Antequera (Málaga, 2014)

Antequera (Málaga, 2014)
Desde el primer momento nuestros hijos se sintieron atraídos por este lugar y quisieron lanzarse a descubrirlo y a escalar por sus redondeadas piedras. Sin embargo, logramos convencerlos para para pegarle antes un vistazo al Centro de Visitantes.
Centro de Visitantes, el Torcal de Antequera (Málaga, 2014)
Recorriendo las reducidas instalaciones pudimos aprender muchas cosas sobre las peculiaridades de este macizo de rocas calizas que se originaron en el fondo marino hace unos 150 millones de años,  es decir, en el famoso período Jurásico. En la actualidad alcanza cotas de hasta 1.410 m y, a pesar de los plegamientos, los estratos han mantenido su horizontalidad que es lo que le da su aspecto tan característico. Fracturas posteriores,  fallas y procesos erosivos originan este paisaje kárstico tan especial. Además,  descubrimos que los seres humanos han vagado por estas piedras desde la Prehistoria y han utilizado el lugar como cantera para obtener buena piedra con la que construir sus casas y edificios públicos. 
El Torcal de Antequera (Málaga, 2014)
El paseo permite hacer dos recorridos: la ruta verde (1,5 km) y la ruta amarilla (3 km). Ambas están bien señalizadas y, como suele ocurrir en este tipo de parajes, se convierte en un ejercicio de adivinanza intentando encontrar las caprichosas formas que se asemejan a animales o objetos conocidos. El dragón,  el robot, el gorrión,  el vigía, el pulgar o la jarra y la botella, son algunos de los más llamativos,  además del tornillo. Pero además,  ver fósiles es una grata recompensa en algunos rincones.
El Torcal de Antequera (Málaga, 2014)
Completamos la visita con un buen bocadillo a base de delicioso jamón serrano de la zona y un agradable descanso. Los niños aprovecharon para trepar y escalar como lagartijas y finalmente disfrutamos de las maravillosas vistas del mar mediterráneo. 
Alrededores de las Médulas (León, 2014)
Al noroeste de la provincia de León, a menos de 30 km de Ponferrada por la carretera C-536 en dirección a Carucedo, podemos encontrar el yacimiento romano de Las Médulas. Probablemente se trate de la mayor explotación de oro en todo el Imperio Romano. En este lugar se produjo toda una revolución tecnológica en la explotación del preciado metal y de otros recursos. Situado en la comarca del Bierzo, fue declarado en 1997 Patrimonio de la Humanidad y en la actualidad recibe turistas aunque sigue manteniendo su encanto rural y, en cierta manera, manifiesta cierto abandono y decadencia en muchas de las casas de sus pueblos.
Las Médulas (León, 2014)
Las Médulas (León, 2014)
Según hemos aprendido, no sólo los agentes geológicos han modificado este lugar, el método de extracción utilizado por los romanos movilizó miles de toneladas de esta arena rojiza que en la actualidad se manifiesta en preciosas esculturas que surgen entre los bosques de castaños y robles. Los romanos canalizaban los riachuelos de las montañas y horadaban los sedimentos arrastrando las tierras auríferas hasta unos lavaderos. Estos canales se extienden por más de 300 km en un sistema de galerías propio de una sociedad bien organizada como la de aquel imperio en los siglos I y II a.C.
Las Médulas (León, 2014)

Minas romanas de Las Médulas (León, 2014)
Los maravillosos bosques de castaños -con sus frutos incipientes- robles y otros árboles magníficos nos han transportado a esas historias de hadas y duendes que se ocultan en casas preciosas construidas en el interior de estos bellos árboles. Por un momento nos pareció creer que cualquiera de ellos se nos iba a poner a hablar y a contarnos leyendas de romanos pues veíamos, claramente, sus ojos, boca y nariz medio ocultas en los pliegues de sus viejos troncos.

Bosques de castaños en las Médulas (León, 2014)
Las sendas y caminos nos han permitido recorrer estos enclaves felices y relajados. Tanto en el Torcal como en las Médulas hemos disfrutado como enanos acompañando a nuestros hijos que se movían libremente por estas sendas bien indicadas siguiendo un sencillo mapa. A cada recodo y en las cuevas imaginaban historias de dinosaurios: diplodocus, braquiosaurios, pteranodones, estegosaurios y tiranosaurios habían dejado, según ellos, huellas en los caminos, coprolitos en algún rincón o se habían comido las plantas del huerto de los lugareños. Imaginación, contacto con la naturaleza y un ambiente relajado, son para nosotros ingredientes fundamentales para disfrutar de este maravilloso verano.
Castaños en las Médulas (León, 2014)
Las Médulas (León, 2014)

Etiquetas: , , , , , , , , , ,