VIAJE A LA REGIÓN DE LA CAMANCHACA

El viaje hasta La Serena, capital de la IV Región, desde Valparaiso es tranquilo. ¡La IV Región! Me parece increíble... Iniciamos nuestro viaje al norte desde la XII Región hace ya mas de tres meses y ahora empezamos a sentir que estamos entrando en el "otro" Chile: el país minero, el que extrae el cobre oculto que representa la principal tabla de salvación para la economía nacional; el país árido donde los estrechos valles son oasis para el cultivo de frutales; la costa agreste con preciosas playas de arena blanca; los Andes con sus salares y los volcanes activos más altos del mundo; la tierra de los petroglifos precolombinos y las historias de ovnis...

El viaje en bus dura unas seis horas y la carretera Panamericana, aquí, es una buena autopista que introduce al viajero en un mundo desértico de colores marrones y grises salpicado de cactáceas. No podemos detenernos a fotografiar los increibles paisajes: preciosas bahías desérticas, playas de enormes olas, cactus con grandes flores rojas, inmensas dunas salpicadas de vegetación, casas de adobe azotadas por el viento...  
En el trayecto se alternan momentos de intensa luz porque el sol luce espléndido, con otros en los que la niebla no nos deja ver más allá de la cuneta de la carretera. Todo depende de la distancia al mar y de la presencia, por tanto, de la camanchaca: una espesa niebla marina que cubre la costa. En esta tierra en la que apenas llueven 110 mm de lluvia al año (si no recuerdo mal, el promedio en Alicante ciudad es de 330 mm y eso ya es muy poco), esta humedad del mar permite sobrevivir a la vegetación que, sin embargo, no consigue mostrar colores verdosos.  
Finalmente llegamos a La Serena y no deja de sorprendernos. En nuestra ignorancia imaginábamos una ciudad provinciana y apática, de casas envejecidas en medio de un ambiente hostil. Sin embargo, hemos encontrado una ciudad dinámica, con una excelente estación de autobuses y mucha actividad comercial. Mucho tráfico y mucha gente. Una ciudad muy limpia -viniendo de Valparaiso esto es aún más evidente-, ordenada y con preciosos edificios de estilo castellano.  
La Serena fue la segunda ciudad fundada por los españoles en "Nueva Extremadura". Esto se nota. Preciosas iglesias de piedra clara aparecen en cada esquina: la catedral, la de Santo Domingo, la de San Francisco o la de San Agustín. Son cuatro ejemplos destacables de los 29 templos que pueden encontrarse en la ciudad. Podríamos decir que hay más iglesias aquí de las que hemos visto en todo el país...   Las primeras sensaciones son muy positivas. Nos sentimos cómodos y relajados, ilusionados y con ganas de descubrir sus secretos.

Etiquetas: , , , ,