TENAUN: UNA ESCAPADA PARA DEDICARLE UN "POST" A PAU

Viajar es una experiencia fantástica pero también difícil en muchos momentos. En la vida es importante elegir bien a los amigos, personas que te permiten ser mejor, que te permiten conocerte en profundidad y descubrir otros horizontes. Pero aún es más importante elegir un buen compañero de viaje, sobre todo, si uno ha decidido ser su propio guía, organizar el viaje, los destinos, los alojamientos, las actividades... Cada persona tenemos sensibilidades diferentes y éstas afloran mucho más al viajar. Pero aún puede complicarse más la cosa si la decisión ha sido viajar con niños. 
Como en la vida misma, un buen padre es fundamental. Y ese es Pau, una gran compañero de viaje, con quien es fácil reflexionar y elegir las particularidades de la aventura, pero además un hombre con recursos para atender a los niños en situaciones imprevistas, en momentos de espera demasiados largos, que es capaz de dar de comer o de llevar a los niños a la cama y que aún tiene energía para conversar con su compañera cuando el día ya se termina.

Pues sí, con este compañero de viaje hoy habíamos decidido hacer una escapada a Tenaun, al noreste de la isla de Chiloé. Por recomendación del Sr. Luis íbamos a pasar la noche allí, en casa de la Señora Mirella. Debíamos tomar tres autobuses haciendo parada en Castro y Dalcaue. Aunque teníamos prisa por salir de Rucachelin, la conversación con Luis y Lucía en el desayuno era tan agradable que costaba levantarse de la mesa y por poco perdemos el primer bus.
 En Dalcaue había un mercado de artesanía en la calle y mucho ambiente. Hemos visitado la iglesia, el puerto y preguntado dónde coger el último bus... Pero todas las informaciones eran contradictorias: horarios diferentes y diversos lugares donde esperar. ¿Qué hacer? Hemos decidido no perder tiempo y buscar cuanto antes el bus. Los niños empezaban a estar cansados, era la una de tarde. Hemos comido unas empanadas y nos hemos puesto a buscar.
Pero hemos llegado a Castro sin problemas y enseguida hemos subido al siguiente bus en la agitada terminal de autobuses rurales. Se notaba que era domingo, a diferencia del primer día que estuvimos, hoy estaba bastante tranquilo pero el trasiego de gente era constante.


 En la supuesta parada hemos estado más de una hora pero no ha habido suerte. Al ser domingo, todo era confusión. Menos mal que estábamos junto a la sede de los bomberos y Pau les ha entretenido pacientemente. Después yo me he puesto a dibujar con ellos y, entonces, nos hemos planteado la opción de "hacer dedo". Y ahí se ha puesto Pau. Debíamos dar pena con los dos niños y no hemos tenido que esperar mucho, aunque sólo nos han llevado hasta las afueras del pueblo, a la carretera de Tenaun, nos han dicho que aquí es habitual hacer autostop, pero que quizá pasase un bus...

Pero nada... Hacía mucho calor, cobijados en la parada íbamos sacando la mano... Ha parado gente pero no viajaban hasta allí... Empezábamos a desesperar... Los niños cansados. Con cariño y paciencia, así hemos esperado y finalmente una familia nos ha traído hasta un camino a dos kilómetros pueblo. Nuevamente en la cuneta, junto a una polvorienta pista de tierra y esta vez con los niños profundamente dormidos al brazo.


Hemos esperado unos cinco minutos y nos han vuelto a parar. ¡Ésta era la definitiva, iban a Tenaun! Un viaje corto en medio de los montes más agrestes de la isla y hemos llegado. Cuando me han preguntado  dónde queríamos parar, les he dicho que íbamos a casa de Mirella y ha resultado, entre risas, que ellos también. Hemos atravesado la única calle del pueblo y pasado por la preciosa iglesia. Cuando hemos aparcado frente al jardín, resulta que la señora que iba sentada a mi lado y reía jobialmente era la misma Mirella!!!
En fin, un día agotador, cansado y en ciertos momentos desalentador pero finalmente, ha valido la pena: el lugar era fantástico. Como siempre, estos días aparentemente perdidos, ofrecen experiencias que te ayudan a valorar mucho más lo que significa la convivencia con tu compañero de viaje y a confirmar que hiciste una buena elección.

Etiquetas: , , , , ,