PUERTO VARAS: DIALOGANDO CON NOSOTROS MISMOS

Tras estos días recluidos ha salido el sol y seguimos nuestra ruta. Hemos dejado atrás Chiloé y hemos vuelto al continente: estamos en Puerto Varas, frente al enorme volcán Osorno y el lago Llanquihue. Nuevamente la naturaleza nos sorprende.Aparentemente sólo hemos cruzado el estrecho de Chacao pero pareciera que hemos cambiado de país... Todo parece ordenado y limpio, la mayoría de las calles son estupendas, las personas de apellidos alemanes... Parece que estemos en centroeuropa aunque observando el enorme lago Llanquihue y el volcán Osorno, yo diría que estamos en Japón. Viajar es emocionante, en todos los sentidos. Los sentimientos se amontonan y a veces es difícil digerirlos. Nos vienen pensamientos sobre estas gentes, sobre las conversaciones que escuchamos en los autobuses. Uno no descansa cuando hace un viaje así, a no ser que se lo proponga y haga, como nosotros, largas paradas en casa de alguna familia. Así puedes desconectar y sentir qué pasa dentro de tí.
 




Hoy hemos visitado la ciudad de Frutillar. Una pequeña ciudad que vive del turismo veraniego que ya ha terminado. Por eso hoy estaba tranquila. Era como pasear por un pueblecito austriaco... Realmente, viendo estos lugares uno piensa que este país tiene la opción de mejorar mucho en los próximos 10 o 15 años. Realmente son capaces. Aquí la famosa carretera austral es una autovía que viene de Santiago. Los campos muestran una "industria" agrícola y ganadera, hay un buen sector servicios...

Pero ayer estábamos en Chiloé y allí muchas familias no tienen agua bebible si pasa mucho tiempo sin llover porque no hay servicio de agua potable para todos y los manantiales están en manos privadas que no tienen obligación de cederla para el uso público. Chile nos parece un gran sandwich en el que el pan (al norte y al sur) son las regiones pobres... y el relleno (la gran región central) es la que tiene el "fundamento". Su prosperidad dependerá de cómo reparten y cómo organizan el conjunto del país. Quien sabe si querrán redistribuir y compartir....

En Tierra del Fuego (Argentina), cerca de Tolhuin
Hoy hace dos meses que viajamos por este país. Ya podemos decir que nos hemos integrado en este estado vital. Los planes y la organización del viaje representan una parte importante de nuestro día a día, pero lo mejor son las rutinas diarias. Cuando tenemos que viajar todo depende de los horarios, es nuestra única obligación. El resto del tiempo vivimos atentos a nuestro ritmo interno. Ernest y Ferran siguen despertándose temprano -el gallo en el corral ha cantado una hora más tarde que ellos- pero, como no tenemos más presiones, podemos remolonear los cuatro en la cama. Desayunamos y conversamos tranquilamente. Hacemos camas, fregamos platos y nos vestimos. Si nos apetece, salimos, en caso contrario estamos en "casa". Ellos juegan, nosotros leemos, escribimos, conversamos... Reflexionamos sobre nuestro modelo de crianza, sobre cosas que no nos gustan, que no creemos hacer bien y que podemos mejorar. Tenemos tanto tiempo que podemos disfrutar de este privilegio sobre todo cuando nuestra estancia en un mismo lugar se extiende el tiempo necesario para poder relajarnos.
Parque Nacional Chiloé
 Éstos últimos cinco días hemos estado metidos en "nuestra casa" de Chonchi, porque ha llovido a cántaros, y ha coincidido con la muerte del mandatario venezolano. Además hemos descubierto la cadena de televisión TeleSur -chavista hasta la médula- y hemos hecho un seguimiento de este acontecimiento en las ediciones digitales de algunos periódicos españoles, como El País o ABC, ya que necesitábamos un poco de pluralidad... Hemos constatado que los noticiarios pretenden ofrecer "news" (noticias), pero, como en nuestro país, tienen poco de nuevo (new). Aunque hay días que algunos acontecimientos te sorprenden.

Hace más de 20 años que viajé a Latinoamérica por primera vez y algunas cosas no han cambiado. España sigue viviendo de espaldas a este continente. Y las injusticias sociales en estos países, por mucho que se empeñen en decir que han disminuido, siguen siendo enormes para mí. Sin embargo, éstos "líderes políticos", encabezados por Chávez, dicen haber "despertado la conciencia" de los más desfavorecidos. Algo de eso ha ocurrido. Claro que, el modo en que lo han hecho parece bastante cuestionable. Lo que está ocurriendo en Caracas me recuerda en gran medida a lo que ocurrió tras la muerte de Juan Pablo II en Roma. Para los venezolanos, Chávez es un Mesías, el Inmortal... Y para el resto de dirigentes latinoamericanos, el modelo a seguir. A pesar de la escasa información que tenemos, parece que las gentes más desfavorecidas han recibido una atención directa, por parte de su gobierno. Como proclama el discurso oficial: "han pasado a ser los protagonistas del país, tras ser los olvidados del sistema capitalista e imperialista durante decenios". Es como si hubiese una revolución social en marcha, mientras que los sectores sociales que controlaron el país, buscan infructuosamente el modo de recuperar sus privilegios perdidos.

Una playa de Chiloé
Pero la música de esta nueva orquesta no suena del todo bien. Hay algo que chirría, realmente. ¿Cómo tocan estos músicos? Todo se basa en la explotación de los recursos naturales de la región, esa es su riqueza, pero no se ha propiciado una economía productiva real. No aumenta la riqueza, a lo sumo se distribuye un poco mejor la que había -aunque tal vez eso ya es bastante, dado como están las cosas por esta parte del mundo. Así, se ha creao un sistema de inclusión social, pero éste promueve la dependencia, dependencia económica respecto a los recursos naturales, única riqueza del país, y dependencia política respecto al "presidente-comandante", quien es presentado como el protagonista exclusivo de todo progreso social.
Otro aspecto a destacar es cómo ha influido el chavismo en el proceso de unidad e identidad latinoamericana, enarbolando la bandera del bolivarismo. Esto implica tres aspectos muy positivos: la incorporación de un proyecto político de unidad latinoamericana en la agenda política de estos países, la asunción de la inclusión social como una prioridad política y el hecho de poner coto a la ambición insaciable y a la explotación de las grandes empresas transnacionales. Pero también tiene otros dos aspectos muy negativos. Por una parte, el proyecto chavista se basa en una noción de liderazgo de carácter mesiánico, que menoscaba la necesaria pluralidad democrática, y, por otra, carece de iniciativas efectivas para un crecimiento económico real y sostenible, que no se apoye exclusivamente en la explotación de las reservas de petróleo y gas.
Estancia Harberton, cerca de Ushuaia
Como ciudadanos europeos, sin embargo, tal vez hay algo importante en todo esto que podríamos reaprender. La preocupación social y política de una parte de la población latinoamericana es realmente notable. Nosotros la hemos perdido, en gran medida. Por eso creemos que es deber nuestro recuperar una conciencia activa ante los problemas que sufrimos hoy en día, como también lo es proteger nuestros grandes logros sociales y evitar el engaño de creer que no hay nada más por hacer. Debemos convencernos de que son muchas las cosas que podemos ofrecer, todavía, si conseguimos superar esa visión pesimista y paralizante que se está extendiendo de un extremo a otro de nuestro continente. El mundo, habitualmente, nos ofrece la imagen exacta de nuestros pensamientos más comunes. Debiéramos, por tanto, empezar a tener pensamientos poco comunes, de una vez por todas. De este modo, pasado un tiempo, el mundo se nos mostraría bajo un aspecto realmente insólito. No dejemos que el mundo establezca los límites de nuestro pensar. Pasemos por alto todo esto y dejemos que nuestra mente se aferre a pensamientos más elevados.


Etiquetas: , , , , , , , ,