CHONCHI Y PARQUE NACIONAL CHILOÉ

Terminamos el mes siguiendo nuestro viaje hacia el sur de esta isla tan particular. Mitos y leyendas, nieblas y lluvias y, por el momento, un sol estupendo. Hoy hemso viajado en bus y minibus hasta esta pequeña ciudad de la costa este de Chiloé. Parece que estemos en la campiña inglesa... pero con ciertos detalles chilotas bien particulares. Por el momento los medios no ayudan a la conexión a través de internet.Estamos felices y tranquilos. Dispuestos a seguir sacando el jugo a este viaje que está resultando excelente.


Nos hemos instalado en el Hospedaje Rucachelín, en Chonchi y una vez acomodados hemos empezado a hacer planes. Visitar el pueblo cuando Luís -el dueño de la casa va a comprar- nos permite hacer alguna escapada pues su casa está en las montañas.

En Rucachelín disfrutamos de una casa muy agradable, en pleno campo y podemos asistir al cuidado de los animales que viven felizmente y bien cuidados.
Nuestra primera escapada ha sido al Parque Nacional de Chiloé. Habíamos navegado el Océano Pacífico pero hasta hoy no nos hemos mojado los pies en él. Que fuerza!!! Qué olas! Y como la costa tiene una pendiente tan poco pronunciada, debíamos correr como locos para no mojarnos. Los niños han disfrutado muchísimo.
Hemos ido al Parque Nacional, en la costa oeste de la isla. Un viaje en un bus incómodo y viejísimo pero agradablemente. Disfrutando del paisaje. Por menos de 2 euros hemos recorrido los 30 kilómetros que dista de Chonchi.

Estamos desconectados. Ya veo que de vez en cuando cambio las fechas de los días. No puedo escribiros largamente porque la conexión no es muy buena. Sólo deciros que todo sigue genial. Relajados. Avanzando poco a poco en este viaje, sin prisas y siempre haciendo planes.
En Rucachelín, el alojamiento actual, disfrutamos de dar de comer a los borregos y a las llamas. El paisaje es sensacional. Además nos hemos encontrado con los primeros socialistas chilenos, surge el tema de la política, del pasado, del presente... es interesante. Nos apetecía también. Un matrimonio que decidió cambiar de vida, dejar la capital por este lugar tranquilo y, realmente, han cumplido su sueño. Nosotros seguimos con el nuestro.
Este Parque permite disfrutar del ecosistema costero y húmedo de la zona occidental de la isla de Chiloé. Sus densos bosques, el lago tranquilo y la extensa playa donde el Pacífico lanza sus fuertes olas que se extienden rápidamente sobre la arena gracias a la suave pendiente de la costa.
Las sendas están bien señalizadas, se puede disfrutar de un entorno diverso y bien agradable. Hay alojamientos de muchos tipos por lo que es fácil pernoctar en el parque y, excepto en pleno verano, suele haber sitio disponible. 

Etiquetas: , , ,