ASERRADEROS Y BOSQUE NATIVO EN EL LAGO CAYUTUÉ

Eran varias las excursiones que podíamos hacer aquí, pero nos ha parecido que ésta era la que más se ajustaba a nuestras posibilidades. Desde Cochamó hemos ido en coche hacia el norte bordeando la costa hasta Ralún y después nos hemos introducido por una pista hacia las montañas.   

Hemos parado en un claro del bosque, donde hay un aserradero, y Cristian nos ha explicado la realidad en la tala ilegal de bosques y la extracción incontrolada de madera. Era sobrecogedor escuchar el sonido de las motosierras y, de pronto, el sonido de los grandes árboles al caer...   


La excursión se iniciaba en este paisaje desolador, pero pronto nos hemos introducido en el misterioso silencio del bosque. La senda transcurría superando arroyos y riachuelos. La vegetación era densa... grandes árboles, arbustos, lianas, pequeñas plantas, helechos, musgos, líquenes y hepáticas.   

Ernest caminaba ágil y resuelto, saltando sobre los troncos caídos y entre las piedras. Todo le fascinaba, especialmente se emocionaba cuando surgía en medio de la espesura un nuevo curso de agua que debíamos cruzar. Si el caudal era grande, se lanzaba confiado a los brazos de nuestro guía para que le ayudara a pasarlo. Ferran, mientras, iba cómodamente a hombros de su padre, metido en su mochila.   
El recorrido ha sido precioso y nos ha llevado hasta el lago Cayutué. Sólo la presencia de unas vacas, un caballo y algunos manzanos advertían de la presencia de seres humanos. En cuanto al resto... bosque por todas partes, el volcán Puntiagudo al fondo, el lago tranquilo. Perfecto. Perfecto de no haber sido por los enjambres de mosquitos voraces que nos asediaban... Ha habido un momento de ansiedad, pero, por suerte, al subir la temperatura, prácticamente han desaparecido. Entonces los niños han podido disfrutar de sus juegos y del agua, mientras nosotros seguíamos conversando.   

Hemos regresado un par de horas después, con el objetivo cumplido. Ernest dormía en el coche, profundamente, recuperando las fuerzas empleadas en el trekking. Empieza a ser un consumado excursionista. En el camino de vuelta, hemos visto algunas cascadas y un lobo marino tomando en el sol en una de las boyas rojas que hay en el mar, cerca de la orilla. 

Etiquetas: , , , , ,