LA NIT DE CAIXES

Hoy hace frío. Dice Pau que es normal porque "és la Nit de Caixes a Bocairent". Nosotros estamos en casa, aprovechando para dibujar, leer y organizar nuestra próxima etapa del viaje. Organizar un viaje así implica muchas horas de dedicación, reflexión, consultar en internet, en guías y, sobre todo, a la gente con la que nos vamos encontrando. Cada día aprovechamos las horas de las siestas de los niños para programar y decidir qué vamos a hacer.


Esto de viajar implica un proceso psicológico complejo. Es parecido al proceso al que nos enfrentamos cada curso como profesores: conocer alumnos nuevos, implicarte en su educación, en sus problemas, en sus alegrías y... cada curso, en junio... dejarles marchar, soltar las amarras que hemos creado durante los meses que hemos compartido. Pues algo similar ocurre durante el viaje: llegas a nuevos lugares -en este caso situados tan lejos de tu hogar-, conoces personas que te reciben, te ayudan, te muestran algo de su vida y tú te dejas llevar, te sientes cada día un poco más cómodo, haces tuyo ese lugar que días antes era totalmente desconocido. Y, entonces, decides que debes iniciar una nueva etapa, que debes partir. Dejar atrás, probablemente para siempre, a las personas que "te han domesticado" como hacía el Principito con el Zorro. Nuevamente cosquillas en el estómago, un poco de incertidumbre ante lo desconocido... pero la confianza en que las cosas, nuevamente, saldrán bien y, en caso contrario, seremos capaces de mejorarlas. Tenemos un proyecto y debemos seguir adelante con él, mirando hacia delante, cada día con la mochila más llena por las experiencias vividas.
Y el objetivo de este proyecto es regresar. Sabed que ese es nuestro mejor equipaje, nuestros recuerdos, todos vosotros. Del mismo modo que Pau se ha levantado hoy recordando "Les Festes de Moros i Cristians", cada uno de nosotros os recuerda permanentemente. Ernest y Ferran tienen recuerdos permanentes para sus abuelos, no podéis imaginar cuántos detalles de cada día les hace pensar en sus Iaias y Iaios. Bruno también está siempre presente. Ahora hay que ver todas las mañanas los dibujos del tren Thomas porque "ese tren lo tiene Bruno".  Y "tenim que fer aquesta foto per enviar-li-la a la tia Male". En fin... muchas cosas. Nos encanta sentir vuestra compañía a pesar de la distancia.

Etiquetas: , , , , ,