VIAJAR CON NIÑOS

Viajar con niños implica plantearse todo en tiempo real, es decir, hacer los mínimos planes posibles y disfrutar del momento. No hay que apretar el acelerador, eso es lo mejor: SLOW TRIP!!! Así puedes disfrutar más de todo lo que haces, sin prisas y saboreando. Además, con ellos, descubres cosas que como adulto habrían pasado desapercibidas, pequeñas cosas que se convierten en cosas mágicas si ellos te las muestran.

Es una gran oportunidad ésta de viajar con nuestros hijos. Cada uno de ellos tiene su carácter y enriquece nuestra aventura. Ernest es el observador, el que descubre las pequeñas cosas, el que muestra el pudor ante lo desconocido... Ferran es el simpaticón, el que se camela a todo el mundo con sus sonrisas y nos facilita el contacto con las personas que vamos conociendo.
Hoy ha sido una mañana tranquila, hemos ido al Parque Bustamante y hemos hecho una parada en el Café Literario. Ellos corrían sin parar y nosotros les observábamos satisfechos.


Esta es la última noche que pasamos en Santiago hasta nuestro regreso a principios de mayo. Entonces haremos una pequeña escala antes de dirigirnos al norte, al desierto de Atacama. Pero no adelantemos acontecimientos, avancemos poco a poco.  

Etiquetas: , , ,